El Community Manager para el sector agroalimentario.


En la actualidad, y de forma generalizada para cualquier empresa, tanto de gran tamaño, en cuyo caso es indispensable, como de pequeño y mediano tamaño (PYMEs), la figura del ‘Community Manager’ (CM en el argot de internet) o Gestor de Redes Sociales en castellano, se ha vuelto una pieza clave y con una importancia cada vez mayor.

Hace unos años, antes del ‘boom’ de las Redes Sociales, y cuando no eran de uso generalizado para un enorme porcentaje de la población, la figura del Community Manager o de los ‘Web Content Managers’ (Gestores de Contenido en la Web) eran algo raro y poco definido, pues no se conocía exactamente su función y/o sus labores diarias. No obstante, en la actualidad, la figura del Community Manager está claramente definida, y podría decirse que es la persona encargada de crear y gestionar la comunidad online de una empresa o marca comercial, ocupándose de crear una comunicación bidireccional entre la empresa (pero también del producto o servicio, en función de los intereses) y los usuarios.

El Community Manager debe ser la imagen y la voz de la marca en internet.

Habitualmente, el perfil del Community Manager para las grandes empresas, es el de un profesional especializado en disciplinas tales como periodismo, comunicación y marketing, no obstante, en el caso del caso del sector agroalimentario, dadas sus características propias como la existencia de subsectores muy diferenciados, por actividades, productos, materias primas, etc., hace que los perfiles de Community Manager ‘al uso’, no sean suficientes (al menos en el caso de las pequeñas y medianas empresas) al ser necesario además un conocimiento técnico y sectorial del producto o servicio ofrecido por la empresa (aquí es donde Integral Media gracias a su elevado grado de especialización puede ayudarte).

El Community Manager para el sector agroalimentario.

Por ello, son idóneos los perfiles que aúnen conocimiento sectorial y especialización técnica  junto a las habilidades que se suponen inherentes a la actividad del Community Manager, como capacidad de comunicación, conocimiento de las herramientas e internet, capacidad para seleccionar y elaborar contenidos, elegir el tono de la comunicación, etc.

En este sector, y referido a las empresas de pequeño y mediano tamaño (que son más del 99% de las empresas según los últimos datos publicados por el Ministerio de Economía y Competitividad), y a diferencia de lo que se hace en las grandes, el perfil idóneo, es alguien con amplia experiencia sectorial (por eso es clave el perfil de ‘Community Manager ‘del sector agroalimentario’) y conocimiento del servicio o producto que trabaje la empresa, pues será necesario poder mantener un correcto diálogo con el público objetivo, y para ello, se hace indispensable ser capaz de responder hasta las dudas más complejas. En cuanto a que sea personal de la propia empresa o externo, ambas opciones son válidas, pudiendo ser una mejor que otra en función de las circunstancias, pero son opciones igualmente viables y aportarán lo necesario para ser voz e imagen de nuestra empresa en internet.

En sector agroalimentario hay empresas que demandan perfiles más técnicos, especialmente aquellas relacionadas con ganadería, actividades veterinarias, nutrición animal y/o agricultura de precisión, maquinaria agrícola o similares, mientras que las empresas que trabajan en sectores como alimentación, venta directa de productos agrícolas, servicios de consultoría, o gastronomía, pueden optar por perfiles más diversos y/o menos especializados al ser menores los conocimientos técnicos necesarios, pero sobre todo, porque el público objetivo, de forma general no suele requerir respuestas tan técnicas como en el caso anterior. Siempre se debe estar preparado, pues en internet, y especialmente en las redes sociales, no es raro tener que lidiar con usuarios problemáticos, o con los llamados ‘trolls’ en el argot de las redes sociales (usuarios que buscan incomodar, generar problemática y/o causar daños en la reputación…).

Por ello, si una empresa decide, tras analizar sus necesidades y ser conveniente tener presencia en redes sociales, abrirse a estos nuevos canales de comunicación online o digitales, tenga a bien plantearse la necesidad de contar con una persona o empresa cuyos profesionales cuenten con un perfil adecuado, demostrando capacitación suficiente para ocuparse de forma satisfactoria de la imagen de la empresa, pues por desgracia, es habitual saltarse esta clase de procedimientos y consideraciones, y abrir los perfiles en las redes sociales sin contar con estos factores, y sin la ayuda de un Community Manager.